Reishi: ¿cuáles son las propiedades de este hongo medicinal y porqué tomarlo?

El Reishi: una historia antigua escrita en los libros de Medicina Tradicional Oriental

Sobre el Reishi hay noticias realmente antiguas: la historia nos cuenta que, en China, su uso se remonta a varios siglos antes de Cristo y también, hay una documentación de más de 2000 años en la Medicina Tradicional China y Japonés. De hecho, el Reishi ocupa un lugar predilecto en la más antigua certificación escrita de la medicina herbal china, el clásico texto "Canon de Materia Médica del Soberano de la Agricultura" o "Shen Nong": una escritura del 200 d.C. donde se describen las propiedades, el efecto terapéutico y la forma de combinación de hasta 365 materias medicinales, dividendolos en tres categorías: superior, de medio y inferior. El Reishi se encuentra entre los ingredientes principales, antes del ginseng, gracias a las excelentes cualidades medicinales y porque su ingesta durante períodos prolongados no produce efectos secundarios o perjudiciales para los humanos.

¿Cuáles son las características y los usos del Reishi?

El Reishi ha sido incluido entre las 10 sustancias terapéuticas naturales más efectivas que existen en la naturaleza y se encuentra entre los hongos más utilizados en la micoterapia. Este hongo crece en las zonas húmedas de la costa china de castaños, robles y otros árboles frondosos, en cambio, en Japón, crece en la corteza de los viejos árboles de ciruelas. Su forma recuerda al riñón, es brillante y tiene un color rojo brillante, pero también puede ponerse de otros colores. El Reishi tiene un grande poder inmunomodulador, es decir, mejora la funcionalidad del sistema inmunitario, ayudando a defender el cuerpo de los ataques externos y a mejorar la resistencia a las enfermedades. El Reishi también lleva propiedades anti-inflamatorias y analgésicas y también tiene efectos expectorantes y antihistamínicos: el último efecto se debe al ácido ganoderico que actúa disminuyendo la histamina (una molécula que nuestro cuerpo produce cuando tiene que responder a la presencia de un alérgeno). Desde siempre, se recomienda el Reishi también para manejar el estrés: este hongo medicinal, de hecho, contiene una dosis de ácido pantoténico (vitamina B5) que actúa sobre el sistema nervioso, alimentándolo y reequilibrandolo, defaticando y reduciendo el insomnio.

 

También, se ha usado siempre como un tónico cardiovascular porque mejora el metabolismo del músculo cardíaco, regulando la presión sanguínea. Por fin, tiene una acción sobre el hígado como hepatoprotector y desintoxicador, y sobre el sistema digestivo ya que regula la producción de los jugos gástricos. El Reishi aporta todos estos beneficios gracias a 4000 compuestos bioactivos, principalmente beta-glucanos, y polisacáridos, aminoácidos, péptidos, vitaminas del grupo B (especialmente folina) y minerales como hierro, zinc, cobre, manganeso, magnesio, potasio, calcio y germanio.

Algunas curiosidades sobre el reishi

Se dice que hace 23 siglos, el emperador de la dinastía Ti, dada la notoriedad del Reishi como "hongo de la inmortalidad", había enviado una flota de 300 barcos con hombres fuertes y 300 mujeres hermosas en busca de este hongo. Según la leyenda, los barcos se hundieron por una tormenta y los sobrevivientes lograron llegar a una isla, fundando una nueva nación. Esa isla era Japón. El amplio uso del Reishi hizo que este hongo se uniera al arte chino también, por eso se representa como un símbolo de buena salud y larga vida en las residencias imperiales en puertas, arcos y barandillas. A veces, el Reishi también podía ser grabado en el cetro utilizado en las ceremonias oficiales y en las túnicas de seda del emperador. También, a la gente le encantaba usar la imagen del Reishi como buena suerte o talismán en dibujos, tapices y pinturas. En algunas representaciones, los sujetos pintados usan adornos o joyas en forma de Reishi. Incluso la diosa china de curación Kuan Yin, a veces, se representa con un Reishi en la mano.